Usuarios registrados


Imagen aleatoria

Castillo de Bacares

Castillo de Bacares
Comentarios: 0 Invitado

Cuartel Granja templario

Para encontrar los orígenes del templo hay que remontarse a mediados del Siglo XIII, cuando estos territorios fueron reconquistados a los moros y concedidos a la Orden del Temple, por su valerosa participación en la toma de Capilla y Puebla de Almorchón.

Estos monjes guerreros construyeron su cuartel-granja-convento en las inmediaciones de la fortaleza bajo la advocación de Nuestra Señora de Belén, patrona de la Orden del Temple, poco después de que Fernando III tomase el Castillo de Capilla en 1236. Dicen los historiadores que los Templarios establecieron aquí su Cuartel por diversas razones: por un lado para vigilar el cruce de caminos formado por el de Quintana de la Serena a Cabeza del Buey y el de Toledo a Sevilla a través de esta brecha montañosa en que se situaba la antigua Turóbriga y después Puebla de Almorchón, y por otro lado, porque es sabido que los Templarios buscaban lugares donde existía una ancestral tradición de culto pagano o céltico, en la vecindad de pozos, fuentes, árboles, condiciones que al parecer se cumplen en este caso. Para analizar el conjunto de Belén tenemos que hacer una distinción entre lo que es el cuartel templario y la iglesia, de época barroca.

Si observamos el cuartel desde el exterior, vemos que efectivamente tiene el aspecto de una pequeña fortaleza, donde podemos distinguir claramente los dos pisos en que se distribuye su interior, a juzgar por la disposición de sus ventanas, que buscan una organización lineal de las superficies. La nota característica es la austeridad, siendo dichas ventanas el único elemento que rompe la monotonía del conjunto.

En el interior lo primero que llama la atención del espectador es el hermoso patio porticado que preside el centro de la estancia. Correspondiéndose con el mismo estilo austero del exterior, este patio de forma cuadrada consta de tres arcos de medio punto en cada lado del cuadrado.

Son de destacar las pequeñas dimensiones de las columnas que soportan el peso de los arcos, dando un aspecto de acaparamiento. Columnas cortas de forma octogonal, y de fuste liso, poseen una ancha basa que, con el capitel, acentúa aún más este aspecto achaparrado, al mismo tiempo que contrasta con la amplitud de sus arcos. Podríamos encuadrarlo dentro del más sobrio estilo románico, carente de motivo decorativo alguno ni en capiteles, ni en basas, ni en columnas, como es lo propio del pleno estilo románico. Este pórtico de la planta baja se cubre con bóveda plana de madera.

En el piso superior, arcos y columnas se disponen de la misma manera que en la planta baja, pero aquí las columnas son sustituidas por simples postes también de pequeñas dimensiones. Igualmente, la cubierta es de madera, como en el piso bajo. Unas escaleras suben hasta el piso superior. Alrededor del patio, y en ambos pisos, se disponen las dependencias del cuartel: dormitorios, cocinas, etc, habitaciones espaciosas, pero realizadas, como el resto, con un material pobre, donde la austeridad y la tosquedad son las notas predominantes.

Sabido es que los templarios buscaban lugares donde preexistían tradiciones ancestrales de culto pagano o céltico, lugares que acogieron las peregrinaciones de la Edad Media. Serían estos lugares, benditos por la naturaleza, adonde las gentes peregrinarían para recibir beneficios tanto físicos como espirituales.

La vida de la ermita durante el siglo XIII debió experimentar más auge que después en los siglos XIV y XV, cuando desapareciera la Orden del Temple. La capilla que hicieran los templarios a la Virgen de Belén, debió de estar situada en el propio solar de la actual iglesia, a juzgar por el arco de piedra de cantería existente, debajo del cual se halla la puerta de acceso a la iglesia desde el patio central. Fue varios siglos más tarde cuando se construyó la iglesia barroca del siglo XVII, de planta de cruz y de brazos desiguales.

Una verja de 1636 separa la nave del crucero el cual sobresale muy poco, proyectándose hacia el exterior mediante bóvedas de cañón. Lo notable en este templo es su lujosa decoración de gusto barroco con pinturas al fresco o temple que se extienden desde los muros hasta las bóvedas, incluyendo la cúpula central sobre el crucero.

En el centro del altar se abre un vano, donde se coloca la imagen de la Virgen de Belén encuadrado dentro de un pequeño retablo que sólo ocupa el centro del altar.

A la izquierda del altar mayor encontramos la puerta que da acceso al camarín. Se trata de una habitación situada encima y detrás del altar. Su novedad estriba en la disposición vertical del espacio arquitectónico, algo que anteriormente nunca se había desarrollado tanto en la arquitectura religiosa, de la misma manera que en las escaleras se establece un esquema de espacios ascendentes.

Fuente: Guia Turistica de Cabeza de Buey (Hits: 3450)

Encontradas: 1 imágene(s) on 1 página(s). Mostrados: imagen 1 a 1.

Nuevas imágenes


Cuartel Granja templario





© Copyright 2003-2018 Castillos de España - Todos los derechos reservados